domingo, 25 de julio de 2010

Afecciones musculoesqueléticas

Afecciones musculoesqueléticas


Las afecciones musculoesqueléticas incluyen más de 150 enfermedades y síndromes, que generalmente son progresivos y dolorosos. Se pueden categorizar de forma general como enfermedades articulares, discapacidad física, trastornos vertebrales y afecciones resultantes de algún trauma. Las afecciones que presentan un mayor impacto social son la artritis reumatoide, la artrosis, la osteoporosis, la lumbalgia y los traumatismos de la extremidades. El uso del término «problemas musculoesqueléticos inespecíficos» implica que no se establece un diagnóstico, puesto que el término incluye todas las afecciones dolorosas del sistema musculoesquelético.

Los dolores musculoesqueléticos constituyen la queja más frecuente señalada en las encuestas de salud. Los diferentes dolores musculoesqueléticos reciben una enorme variedad de nombres distintos, que reflejan la diversidad de opiniones y la falta de consenso en cuanto a su origen. Las afecciones musculoesqueléticas son muy corrientes y tienen importantes consecuencias para el individuo y para la sociedad. En general, un 50 % de la población afirma haber sufrido dolores musculoesqueléticos en uno o más puntos del cuerpo durante al menos una semana en el curso del último mes. Las encuestas de población muestran que el dolor de espalda constituye el dolor regional más común entre los adultos más jóvenes y los de mediana edad, mientras que entre las personas más mayores el dolor más común es el dolor de las rodillas. La discapacidad física muestra una prevalencia más elevada entre las mujeres que entre los hombres, y aumenta con la edad: alrededor del 60 % de las mujeres mayores de 75 años que viven en la sociedad señalan alguna limitación física. Entre las personas en edad laboral, las afecciones músculoesqueléticas, especialmente el dolor de espalda y los dolores no específicos en general, constituyen una causa corriente de absentismo laboral y discapacidad laboral de larga duración y, por consiguiente, representan un grave problema para las personas afectadas, con enormes consecuencias económicas para la sociedad.

Entre las personas mayores, la artritis reumatoide, la artrosis y la osteoporosis se asocian con la pérdida de independencia y con la necesidad de un mayor apoyo en la comunidad o la admisión en un centro de cuidados residenciales. Entre un 15 % y un 20 % de las consultas de atención primaria se deben a afecciones musculoesqueléticas. A muchas de estas personas se les aconseja recurrir a las profesiones médicas asociadas, como las fisioterapia, la terapia ocupacional o la quiropráctica; o a médicos especialistas como reumatólogos, cirujanos ortopédicos o especialistas en rehabilitación. La prótesis total de una articulación (principalmente de la cadera o de la rodilla) constituye una de de las operaciones electivas más comunes entre las personas de edad avanzada de la mayoría de países europeos. Las fracturas de antebrazo, de columna vertebral y de cadera son las que tienen mayores consecuencias para los servicios sanitarios de osteoporosis. La mortalidad asociada a la fractura de cadera es significativa.



chicas con camara
relaciones por internet
sexo